Toggle menu
Español
Pic teaser__link highlighted

Todas las competencias

La inteligencia artificial al servicio de la construcción

09 Septiembre, 2019

El auge de la IA abre numerosas posibilidades para las obras del mañana. Del Big Data a los robots: un panorama general de la aplicación de la inteligencia artificial para hacer que la construcción sea más fácil, segura y rápida.

¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial se basa en la capacidad de una máquina para analizar una situación, sacar conclusiones y actuar en función de las mismas. La tecnología de la IA se basa, a la vez, en enormes bases de datos, el Big Data, y en la movilización de la potencia de cálculo de las computadoras. Estas definen algoritmos, que se basan en el hecho de destacar recurrencias significativas e integrar métodos de aprendizaje.

Además de las primeras aplicaciones "convencionales", como el reconocimiento de voz o la identificación visual, cada sector industrial decodifica y adapta la IA según sus necesidades y su entorno.

En VINCI Construction, la IA se pone al servicio del ser humano.

En VINCI Construction, la inteligencia artificial puede primero enfocarse en los riesgos inherentes a la actividad de construcción, evitando a los trabajadores todos los procesos repetitivos para automatizarlos. “En VINCI Construction, la IA se pone al servicio del ser humano. No cambia las tareas, sino que, al contrario, ayuda a hacer que la actividad sea nuevamente el centro de nuestro servicio”, explica Djamil-Zahi Yahia Ouamed, Head of Data & AI de VINCI Construction.

No hay inteligencia artificial sin recopilar datos múltiples y adecuados

La recopilación de datos y su organización son el requisito previo para cualquier uso posible por parte de una IA. Sin embargo, en las obras en construcción, e incluso con la llegada más que prometedora del Building Information Model, los datos siguen siendo a menudo escasos y / o fragmentarios. Djamil-Zahi Yahia Ouamed agrega: “Es importante pensar en lo que se podría hacer con los datos disponibles, en lugar de pensar en una inteligencia artificial aplicable inmediatamente”.

Pero, la IA podría en un futuro cercano ayudar a los constructores. Estos son algunos ejemplos de sus posibles aplicaciones:

- análisis de documentos altamente formalizados como licitaciones. La capacidad de identificar fechas, entidades y cláusulas específicas facilitaría la presentación de propuestas;

- un sistema automatizado de informes, a medida que avanza la obra, basado en el reconocimiento de tareas y su inclusión en los programas apropiados ahorraría tiempo;

- los asistentes de voz simplificarían esta misma información y, en consecuencia, garantizarían un mejor seguimiento de la producción y de los eventos imprevistos en las obras;

- un análisis de los documentos contractuales relacionados con la obra, que luego se podrían transcribir a través de un gráfico interactivo de conocimiento (knowledge graph). Esta visualización innovadora de los datos representa, de manera interactiva, los diferentes vínculos entre los actores, las entidades y los temas específicos. Además, permite encontrar relaciones de causa y efecto que, de otro modo, habrían quedado perdidas entre los miles de documentos generados en los proyectos.

Estos ejemplos permiten imaginar otras aplicaciones para la IA en las obras, particularmente en términos de tecnologías predictivas. Los algoritmos pueden facilitar la predicción de la evolución de la cuenta operativa de la obra, analizando la diferencia entre los cronogramas, el estado de avance y el impacto de la cantidad de incidentes y reclamos en el progreso general. Al cruzar todos los datos, los algoritmos deberían poder calcular un porcentaje de riesgo de accidente y prevenir a los administradores de la obra. Del mismo modo, el mantenimiento predictivo podría basarse en algoritmos que establezcan un cronograma de mantenimiento para las máquinas, no por períodos (semanas o meses), sino según los datos de uso y las condiciones observadas. Esto se convertiría en una asignación dinámica de recursos que hoy se programa de manera sistemática y cíclica.

La seguridad en la mira

Los camiones autónomos probablemente se usen pronto para los movimientos de tierra, pero limitados a los circuitos cerrados sin presencia humana. Su intervención sigue siendo impensable en obras urbanas debido a la falta de espacio. Sin embargo, ¡hay que tener en cuenta que la IA ya puede calcular un camino en el cual los vehículos y los peatones no se crucen!

Actualmente, los avances más prometedores de la inteligencia artificial se ven principalmente en el ámbito de la seguridad. El videocuidado podrá utilizar el reconocimiento de imágenes para ayudar a los obreros que no cuenten con suficiente seguridad en los andamios. También podrá detectar la ausencia o presencia de equipo de protección personal y, por ejemplo, prohibir el acceso a un operador que no esté equipado con un dosímetro en una obra de la industria nuclear

Franquear las puertas del futuro con los datos en la mano

Grandes grupos tecnológicos, empresas especializadas en IA y start-ups que ofrecen aplicaciones concretas para el sector de la construcción: son cada vez más los actores que, de distinta manera, acompañan a VINCI Construction y a sus filiales, satisfaciendo todas las necesidades relacionadas con la inteligencia artificial.

Con el apoyo de Leonard, el laboratorio abierto al futuro del Grupo VINCI y los departamentos de TI que integran nuevas profesiones (científicos de datos, arquitectos de IA, etc.), la IA ocupa su lugar: el de una herramienta de construcción.

Al continuar su visita a este sitio, acepta el uso de cookies para realizar estadísticas de visitas anónimas y garantizarle una mejor experiencia. Más información