Toggle menu
Español
Pic teaser__link highlighted
© Francis Vigouroux

Nuclear

Ucrania: Cerramiento de contención para el sarcófago de Chernóbil

Treinta años después del desastre de Chernóbil, una instalación de contención garantiza la seguridad del sitio por los próximos 100 años y permite iniciar el operativo de desmantelamiento del reactor número 4, que explotara en abril de 1986.

El 29 de noviembre de 2016, se llevó a cabo la ceremonia que marcó la conclusión de la colocación e instalación de este cerramiento de contención por encima del reactor nuclear accidentado y de su sarcófago de recubrimiento original, construido de urgencia tras su explosión.

Para ello, VINCI Construction diseñó y fabricó el arca de metal más grande que alguna vez se haya elaborado. Los datos numéricos de su construcción dan escalofríos: La cúpula mide 105 metros de altura, 150 metros de largo y su estructura metálica pesa 36,000 toneladas (totalmente equipada), de las cuales, 25,000 son solamente de acero. Gracias al financiamiento de 27 estados, la Unión Europea y el BERD (Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo), esta obra movilizará a más de 2,000 colaboradores del consorcio Novarka, dirigido por VINCI Construction Grands Projets.

El cerramiento de Chernóbil debe resistir 100 en condiciones extremas.

Este proyecto, de una inusitada complejidad y totalmente fuera de lo común, comenzó en 2010 y acumula más de 17 millones de horas de construcción. En lo relativo a la seguridad, se realizaron estudios para que este cerramiento pueda resistir, durante cien años, tornados, terremotos y temperaturas extremas (de - 43° C a + 45° C).

La instalación cuenta con equipos y sistemas que harán posible el operativo de desmantelamiento del reactor número 4. El objetivo es desarmar el reactor en las mayores condiciones de seguridad y flexibilidad máximas, limitando al máximo la intervención humana.

Enceinte de confinement du sarcophage de Tchernobyl - © Francis Vigouroux

La prioridad: proteger los equipos de las radiaciones.

La protección radiológica fue uno de los factores a tener en cuenta para desarrollar los métodos de construcción. Como la exposición era menor al nivel del suelo, se dio prioridad al trabajo en superficie. La primera mitad del arca comenzó a ensamblarse al nivel del suelo, al oeste del reactor, y luego armada en tres elevaciones sucesivas. El mismo modo operatorio también se empleó para la segunda mitad.

Dado que la obra se ubica en una zona de riesgo, el principal reto consistió en garantizar una cierta calidad, preservando, además, la seguridad al máximo. Por lo tanto, el diseño y los métodos de construcción debieron regirse por el principio “ALARA” (As Low As Reasonably Achievable), que significa “lo razonablemente posible”. Este principio es una extensión del principio de precaución en el campo de la protección radiológica: los individuos que resultan expuestos a riesgos tóxicos deben estarlo a un nivel tan bajo como sea razonablemente posible. Por ejemplo, para ciertas obras, principalmente, en las áreas cercanas al sarcófago, el personal debió trabajar protegido por pantallas de concreto o de plomo. Las áreas de trabajo para el ensamblado y el levantamiento del arca se descontaminaron y los obreros contaron con la protección de trajes adaptados. Un equipo de 60 personas se dedicó a la protección radiológica de los empleados.


Para este atípico proyecto modelo, fue necesario reclutar competencias provenientes del mundo entero: más de 25 nacionalidades participaron permanentemente del mismo, lo que también requiere disponer de management apto para trabajar en contexto multicultural.

El cerramiento de contención para el sarcófago de Chernóbil en video:

 

Más información

Al continuar su visita a este sitio, acepta el uso de cookies para realizar estadísticas de visitas anónimas y garantizarle una mejor experiencia. Más información